Javier Caballero Socio en McKinsey & Co

La demanda real de experiencias sostenibles afectará al sector turístico de manera determinante

Charlamos con el socio en McKinsey & Co, líder del área de viajes, logística e infraestructuras del transporte en España y Portugal, sobre su último informe en torno al turismo.

Redacción Turium | 26 Sep 2023


¿Por qué la sostenibilidad será uno de los factores claves en la definición de la excelencia turística del futuro?

Es un tema imparable que ya tiene un impacto directo en el turismo. El grado de concienciación que tienen los consumidores hace que exista un tipo de demanda real de experiencias sostenibles que afectará al sector de manera determinante.

Según vuestro informe, España tiene una gran oportunidad para liderar el turismo sostenible y de excelencia. ¿Cuáles son los retos y los beneficios para el sector y el país?

España ya ha recorrido mucho camino en esa dirección, sin embargo, aún queda llegar a esa excelencia de la que hablamos. Una de las claves para lograrlo sería aprovechar el hecho de que partimos de una base muy sólida, gracias a nuestro mix energético que se encuentra por encima de nuestros competidores.

El reto sería llegar al siguiente nivel a través de acciones coordinadas y asegurar que todo el sector se mueve en la misma dirección para poder desarrollar productos sostenibles ‘end to end’. También es importante publicitarse como es debido. Creo que aún el turista no es consciente de nuestra excelente posición en el turismo sostenible.

Para destinos cuya estrategia ha estado basada históricamente en el incremento de volumen de turistas, ¿cuáles son los grandes desafíos, ahora que los modelos más sostenibles apuestan por fórmulas basadas en otros parámetros?

El primer gran desafío es la concienciación de las ventajas del modelo sostenible. Conseguir alcanzar este modelo implica un proceso lento en el que debemos apostar por la inversión, la desestacionalización y la colaboración intersectorial para conseguir que el volumen de turistas se reparta a lo largo del año.

En tu opinión, ¿cuáles son las amenazas para países cuyo modelo turístico no se actualice en torno a los requerimientos sociales y medioambientales que implica tomarse en serio el cambio climático?

El principal peligro es que se quedarán fuera del mercado.  Bien por la falta de demanda de sus hoteles entre los turistas, 6 de cada 10 viajeros aseguran que quieren viajar de manera más sostenible en el futuro, bien por falta de financiación de los inversores concienciados con la sostenibilidad.

La aparición de nuevos perfiles de viajero refrenda que la teoría de un turismo más responsable y consciente es ya una realidad. ¿Cómo es el retrato robot de estos clientes que aspiran a viajar minimizando su huella medioambiental?

Es un viajero más sofisticado, joven, digitalizado y concienciado con la huella que dejan en el mundo. También es un tipo de turista que se deja aconsejar mucho por las RR. SS., lo que pone de relieve la importancia de comunicar de una manera efectiva el nivel de sostenibilidad de nuestro turismo, algo que aún está pendiente.

Según estudios recientes, todo apunta a que nuestras costas se volverán un destino demasiado caluroso para viajeros internacionales. ¿Qué soluciones a nivel estratégico podemos abordar ante un este escenario?

Debemos empezar a fomentar destinos y experiencias que alejen el interés del turista de los meses más calurosos. Crear productos desestacionalizados en torno al turismo de interior, al cultural, al gastronómico, etc. El diseño y la arquitectura de los establecimientos hoteleros también será determinante, construyendo espacios más verdes, climáticos y frescos.

A nivel estratégico y desde un punto de vista práctico, ¿qué pasos debemos seguir como país, para lograr ser un destino sostenible de excelencia?

Tenemos que centrarnos en realizar estrategias y políticas de país. El futuro de un turismo verde depende de la colaboración de todos los agentes turísticos, incluido las administraciones en pro de un objetivo común, la sostenibilidad.