Transición hacia el ‘cero neto’ en el turismo

Contenidos Turium | 28 Oct 2023

El empeoramiento de los efectos del cambio climático ha convertido la descarbonización en una prioridad absoluta para el sector.

Según un reciente estudio de McKinsey & Company, “España cero neto: el polo de descarbonización de Europa”, España podría alcanzar el hito de las cero emisiones netas en 2045 y llegar a las emisiones negativas en 2050 a través de una inversión de 85.000 millones de euros al año en tecnologías verdes.

A pesar de que los costes de la descarbonización puedan parecer de gran magnitud, esta transición implicaría la creación de millones de puestos de trabajo, reforzando así la posición de España, y, por ende, de Europa, como líder mundial en materia de sostenibilidad.

El sector turístico, que representa entre el 8% y el 11% de las emisiones mundiales, está fuertemente comprometido con este camino hacia el ‘cero neto’. Sin embargo, muchas empresas de viajes tienen dificultades para reducir sus emisiones con la suficiente rapidez, debido principalmente a que la gama de tecnologías de descarbonización en el mercado es limitada, y lo que hay disponible es caro.

SOLUCIONES PARA EL SECTOR

Pero más allá de estos obstáculos “hay muchas medidas prácticas que las empresas de viajes pueden tomar para acelerar su camino hacia una mayor sostenibilidad y crear valor”, tal y como aclara Javier Caballero, socio de McKinsey & Company y líder de Turismo en España.

Por ello, su consultoría, en colaboración con Skift Research, han elaborado un informe en el que se exploran cuatro áreas de alta prioridad en las que el sector turístico puede centrar sus esfuerzos de descarbonización.

1- En primer lugar, es esencial identificar y secuenciar las iniciativas de descarbonización. El marco de la curva de costes marginales de reducción (MACC) proporciona un análisis de costes y beneficios de las distintas palancas y planes de escalonamiento. Los agentes del sector pueden utilizar este marco como herramienta para validar los objetivos relacionados con el clima y programar sus iniciativas de descarbonización.

2- Por otra parte, para ayudar a las organizaciones que viajan a alcanzar sus objetivos de emisiones netas cero, las empresas de viajes podrían ampliar su gama de ofertas de productos y servicios centrados en la sostenibilidad. Por ejemplo, las empresas de alquiler de coches podrían animar a sus clientes a pagar por los vehículos eléctricos, mientras que los hoteles podrían cobrar una prima por los paquetes corporativos que promuevan prácticas sostenibles y bajas en carbono.

3- En tercer lugar, es importante cerrar la brecha de "decir-hacer" entre los viajeros de ocio. Solo el 14% de los viajeros afirma haber pagado más por opciones sostenibles en sus viajes. Esto es debido a la falta de información clara sobre sostenibilidad, la escasez de opciones de reserva sostenibles y los elevados costes. "Se puede salvar esta brecha ofreciendo a los consumidores productos y servicios más centrados en la sostenibilidad de forma visible en el proceso de reserva, presentar la información sobre descarbonización para captar su atención, y utilizar técnicas para promover la toma de decisiones de compra sostenibles", aclara Caballero.

4- Por último, se han de crear nuevas opciones de viaje sostenibles para el futuro. Las empresas que actúen ahora podrían obtener una ventaja competitiva sobre sus homólogas, mientras que las que se mantengan al margen y esperen podrían ver mermada su propuesta de valor al quedarse rezagadas.