Soneva Soul, en las Maldivas. (Reto Guntli)

Experiencia regenerativa en las Maldivas

La búsqueda de una mejora física y emocional es una motivación creciente en el turista de alto impacto. Soneva Soul, en las Maldivas, ofrece terapias trasformadoras en un entorno inspirador.

Virginia Lombraña | 11 Mar 2024

“Existe un lenguaje que va más allá de las palabras”, afirma el escritor Paulo Coehlo. Y es que a veces una palabra puede ser tan evocadora que al escucharla nos remita a un lugar determinado o nos despierte emociones. Es el caso de las Maldivas, cuya sola mención te transporta a un paraíso (soñado o, con suerte, vivido) con connotaciones exóticas. Arrecifes, corales, atolones, playas de arenas blancas y aguas cristalinas están en el imaginario de todo aquel que esboza este remoto archipiélago tropical. Con 1.192 islas, de las que solo 200 están habitadas, el país se ha posicionado como uno de los destinos de turismo de excelencia más demandados. Tanto es así que el año pasado cerró con una cifra récord, al registrar la llegada de 1,8 millones de visitantes, la mayor de toda su historia.

En medio de esta belleza que desarma se levanta Soneva Soul, un innovador concepto ideado hace dos años para que el turista pueda abandonarse a la tranquilidad y reconectar cuerpo y mente. Su filosofía se basa en un acervo de conocimientos acumulados a lo largo de la dilatada trayectoria de esta cadena hotelera en materia de turismo de bienestar. Una industria que mueve al año 10.000 millones de euros en el mundo, según la Mesa del Turismo de España.

En un idílico enclave, maestros del yoga y la atención plena imparten inspiradoras sesiones en grupo e individuales que ayudan a recuperar el equilibrio y la armonía

Soneva Soul orienta sus terapias hacia la consecución de salud, felicidad y plenitud en medio de la exuberante naturaleza insular en la que se enclavan los resorts Soneva Fushi y Soneva Jani. Todos los viajes se personalizan para elevar la experiencia de bienestar, independientemente de que el objetivo sea el descanso; la recuperación tras una enfermedad; la mejora del rendimiento físico o mental; o simplemente relajarse en un entorno paradisíaco. Las terapias intuitivas que se aplican aprovechan las prácticas tradicionales de ayurveda, medicina tradicional china y herboristería. Además, cuentan con programas de sueño, que ayudan a descubrir los secretos de un descanso reparador. Otro de sus pilares son los tratamientos de medicina integrativa, que se basan en la biomodulación terapéutica, como son los programas vitamínicos, la terapia con células madre, la crioterapia, el plasma rico en plaquetas, el ozono

Especialistas en reiki, osteopatía o espiritualidad ofrecen al visitante alternativas a medida para conseguir un estado de bienestar total. Y no se sirven de cualquiera. Algunos de los expertos más reputados prestan aquí sus servicios, como Roger Moore, uno de los mejores terapeutas del mundo por los que mucha gente decide viajar hasta aquí; la especialista en osteopatía Hortensia Corredoira, que ha trabajado con federaciones deportivas olímpicas y con Naciones Unidas; y el afamado entrenador de respiración y fundador de Breathguru, Alan Dolan.

Nada de esto llama la atención en el fondo, porque todo aquí ha sido elegido cuidadosamente, buscando sorprender al turista exigente, como ocurre con el ritual Ibu Secret, un masaje energético corporal de la terapeuta Canca, inspirado en las manos sanadoras de su madre para nutrir y reequilibrar el cuerpo y eliminar toxinas. O el Tok Sen de Piyada, un masaje tradicional del norte de Tailandia que utiliza mazos y clavijas de madera para eliminar la tensión. Con la excelencia como bandera, Soneva Soul ha definido una nueva forma de viajar para desconectar y reconectar con uno mismo.