Playa del pueblo de Nerja. Foto: Getty Images

Qué es el soft travel, la tendencia en viajes que puedes descubrir este verano en uno de los pueblos más bonitos de España

Toca cambiar el chip en lo que a nuestras vacaciones y escapadas se refiere. Olvídate de los acelerados tours y vuelve a lo de antes: lentitud, contemplación, paseos, descanso. Lo llaman ‘soft travel’: viajar, pero suavemente.

Elena de los Ríos | 14 May 2024

En qué momento pasamos de disfrutar de unas vacaciones de holganza y siesta, a embarcarnos en acelerados tours, enfocados en tachar de la lista ciudades, monumentos y hasta países. Cómo no repensarlas, si al volver a casa casi todos sentimos que necesitaríamos de otra semana para descansar de los días que eran, supuestamente, de descanso. ¿De verdad necesitamos sentirnos productivos también en el tiempo robado a lo laboral? La pregunta ya está planteada en TikTok, gracias a una tendencia que gana adeptos: soft travel. De hecho, tiene muchas similitudes con el lujo silencioso y sus paraísos.

Frente a la aceleración de los tours hiper-programados, de las rutas infatigables y de los desplazamientos constantes de ciudad en ciudad, el soft travel propone lentitud. De alguna manera, familiariza a las jóvenes generaciones con lo que las veteranas conocimos en nuestra infancia: las vacaciones en el pueblo. Aquellos largos veranos de paseos, piscina, meriendas y siestas, sin mucho más que hacer que esperar a las fiestas patronales, eran aburridos para los adolescentes, pero una gloria para los mayores. ¿Por qué no volver a ponerlos de moda? Vida de pueblo, del pueblo bueno, como los 13 más bonitos de Portugal.

Es hoy, con nuestras jornadas laborales aceleradas e intensificadas, cuando la salud mental más puede beneficiarse de este soft travel que propone viajar suavemente. La única dificultad que enfrentamos es la de la desprogramación: la expectativa ya no puede estar en consumir experiencias, sino en exprimir un destino mediante la inmersión en la vida local (como si de una visita primaveral a una villa de la Toscana se tratara). De hecho, es importante desplazarse en bicicleta o transporte público y apuntarse a las actividades que disfrutan los locales: sus fiestas tradicionales, restaurantes y cafés, mercadillos y rutas.

Vivir Nerja a pleno sol

El objetivo de unas vacaciones en plan ‘soft travel’ es permanecer en el mismo destino, sin sacar más billetes de avión o tren que los que necesitemos para llegar al mismo. Nerja es una de esas localidades tradicionales, con historia en la cultura pop (fue el plató de la mítica serie ‘Verano azul’) y localizado en el sureste de Málaga, en la comarca de la Axarquía: en plena Costa del Sol. Un lugar ideal para plantearse dos o tres semanas de relax total.

Es importante contratar un alojamiento con suficiente antelación, pues Nerja es un destino de referencia para muchísimos veraneantes. Y tener claro que la actividad fundamental aquí pasa por la playa, los paseos y el disfrute de la gastronomía local. Explorar los arenales próximos ya requiere varios días. Las dos playas urbanas son las del Salón y Calahonda, separadas por un mirador llamado Balcón de Europa, que en la antigüedad era una fortaleza bautizada por Alfonso XII.

cahorros-chillar-nerja
Cachorros del río Chillar.Foto: Diputación de Málaga.

La playa de Calahonda, apenas 120 metros, puede ser la más bonita del lugar, con sus barquitas de pescadores y sus casetas pesqueras. Pero merece la pena transitar por el paseo de los Carabineros para llegar a la playa de Burriana, con un arenal de 800 metros, aguas cristalinas y los chiringuitos más animados de la zona. Te costará algo menos de media hora, pero merece la pena llegar a pie en vez de coger el coche. Lo mismo puedes hacer con el resto de playas: Carabeo, Carabeillo, La Caletilla, La Torrecilla o el Playazo.

Nerja tiene 13 kilómetros de litoral, con lo que además de estas playas urbanas y bien conectadas, guarda otros arenales salvajes de acceso más complicado, pero francamente recomendables. Merece la pena coger un coche para llegar al parking de la playa de Maro, desde donde sale el autobús lanzadera que deja en sus inmediaciones (también se puede pasear: son 20 minutos). La actividad estrella en esta playa es el descenso en kayak por la cascada de Maro, una salto de agua chiquitito, pero con un encanto especial: solo es visible desde el Mediterráneo.

Cahorros del río Chillar

Los amantes de la aventura no puedes pasar 15 días en Nerja y no realizar la ruta de senderismo acuático en el río Chillar, que discurre por el parque natural de las Sierras de Tejeda, Almijara y Alhama, atravesando pozas, saltos de agua y cascadas. Prácticamente, el 90% del recorrido transcurre por el mismo cauce del río, aunque el nivel del agua jamás supera las rodillas. Eso sí: los locales recomiendan no reservar en fines de semana, cuando la afluencia de visitantes es mayor. Mejor procurar que haya la mínima cantidad de gente transitando el recorrido.

Uno de los momentos más emocionantes de esta ruta se produce cuando el cauce del río llega a los llamados "cahorros", una zona donde el Chillar se encajona entre imponentes paredones rocosos, creando una garganta de gran belleza. No se nos olvida contarte cómo puedes llegar al Chillar: puedes hacerlo caminando desde Nerja, pues está a solo unos 15 minutos del centro del pueblo. Hazte a la idea de una ruta de intensidad media: son siete horas para recorrer 16 kilómetros, aunque con calma y tiempo para bañarse en las pozas.

cuevas-nerja-andalucia
La cueva de Nerja.Foto: Flickr

TURIUM TIPS

La Cueva de Nerja. No podemos pasar las vacaciones en Nerja sin recorrer su centro histórico ni visitar su legendaria cueva, una de las más espectaculares de España. Estamos ante una verdadera catedral subterránea, con impresionantes estalactitas y estalagmitas, en cavidades de un tamaño que impacta. Es una maravilla natural descubierta por unos adolescentes en los años 50, que además guardaba importantes hallazgos arqueológicos, que hoy nutren el Museo de Nerja. Los turistas solo puede acceder a una mínima extensión de la cueva, habilitada con todas las medidas de seguridad. Hablamos de una cavidad de casi cinco kilómetros de extensión, que incluye la que dicen que es la columna más grande del mundo con 32 metros de altura. Se recomienda hacer reserva de las entradas desde su web oficial para ahorrarse colas. También es posible realizar el recorrido con audioguía: no te llevará mucho más de una hora.

Escapada a Frigiliana. Está a solo 17 kilómetros de Nerja y puedes llegar hasta allí en autobús, porque la frecuencia de la línea que opera la compañía Grupo Fajardo es alta. Merece la pena, pues existe bastante unanimidad a la hora de considerar Frigiliana como el pueblo blanco más bonito de Andalucía. Se trata de recorrer sus calles, admirar sus casitas encaladas y llegar a sus plazoletas, a veces desde escalinatas de piedra. Puedes realizar un ‘free tour’ con buenísimas críticas en Civitatis. Recuerda: le pagarás a tu guía lo que te parezca conveniente.

Visita a Málaga. ¿Ansiedad por lo radicalmente urbano? Que no cunda el pánico. Málaga se encuentra a escasos 55 kilómetros de Nerja, con lo que un autobús permite quitarse las ganas de un restaurante con estrella Michelin (Kaleja, por ejemplo), un museo (el Carmen Thyssen, el Pompidou o el Picasso) o infinidad de tiendas de moda y galerías (en el Soho). Súper-recomendable visitar la Alcazaba, una fortificación de la época musulmana construida en el siglo XI que guarda un precioso complejo de palacios, jardines, fuentes y patios. Y pasear las inmediaciones de la Santa Iglesia Catedral Basílica de la Encarnación, una belleza renacentista.