Hotel Joy Island de The Cocoon Collection

La felicidad es esto

El último resort de The Cocoon Collection emerge, precioso, de una laguna turquesa. Como el resto de los hoteles de la cadena es un homenaje a los cinco sentidos.

Marta Orbe | 12 Dic 2023


Hay quien traduce joy como alegría, pero no es exactamente así. Joy es gozo; es cuando la alegría tiene profundidad. Es cuando estás tumbado en una arena que parece harina, secándote al sol, y la banda sonora son las palmeras al viento y una ola infantil rompiendo en la orilla.

Joy Island, el hotel que desde otoño de 2023 aumenta el porfolio de propiedades de lujo de la cadena The Cocoon Collection, está en una isla con forma de mariposa en el atolón de Malé Norte, a cuarenta minutos en lancha del aeropuerto internacional Velana. Rodeado por una laguna de aguas cristalinas que le da mil vueltas a cualquier póster del paraíso, se ha concebido, igual que sus hermanos mayores, conforme a una premisa que no admite réplica: el lujo es una sensación.

Un bienestar detrás de otro. Dormir en una cama tan cómoda que da pena salir de ella; despertarte sobre el mar, tienen 60 villas construidas en la laguna, darte una ducha al aire libre y entretenerte con los peces de colores camino del desayuno.

Llegamos a eso, a la comida, otro punto fuerte no sólo de este hotel, sino de toda la cadena, los Azzola, la familia tras la marca, son, como buenos italianos, unos entusiastas del comer bien. The Market, el restaurante principal, recrea un mercado al aire libre con productos orgánicos de todas partes del mundo, cada día se rinde homenaje a una ciudad del mundo. En la trattoria Il Basilico, la pasta es fresca y la atmósfera, una Venecia tropical. En el Palm Beach de la playa, parece que la paella la inventaron ellos. En sintonía siempre con ese imperativo de que el placer no decaiga, hay un anfitrión que te recibe a tu llegada y está atento a cada una de tus necesidades, lo mismo da que quieras una piña colada, salir a bucear al arrecife de coral o apuntar a los niños en el Kids Club porque tienes hora para un masaje frente al mar.

Sigamos: música en directo todas las noches, cocktails, la brisa perfecta y de fondo, el enigmático silencio del Índico.Es difícil tenerle tan bien cogido el pulso al concepto moderno de lujo. Entender que la elegancia tiene que ser informal para que la gente esté relajada; que la personalidad suma, su decoración está muy lejos de ser aséptica, y sobre todo, que la conciencia ecológica ya no es discutible: todos sus hoteles están libres de plásticos y son absolutamente respetuosos con el marco natural que los acoge.

LA ESENCIA COCOON

Si los Azzola dominan así la materia es porque llevan cuarenta años, desde el primer hotel que crearon Enzo y Maria Rosaria en Sri Lanka en 1980, practicando con el disfrute de los sentidos. Con lo bello, lo culinario, el confort y la sorpresa. En el Coccoon Maldives, el hotel previo a Joy Island, diseñado en colaboración con Lago y ganador durante tres años del Leading Resort Design en la zona, hay un bosque de columpios en la recepción para evocar recuerdos de la infancia.

El romántico You and Me, también en Maldivas, tiene un restaurante bajo el mar con estrella Michelin; el Gold Zanzíbar está en una de las playas más bonitas de África del este y el Island Pongwe Lodge son seis cabañas de ensueño en una minúscula porción de tierra. La cadena tiene previsto abrir pronto dos hoteles más en Zanzíbar; uno en la isla de Bawe, centrado en la oferta gastronómica y otro en Prison Island, la isla de las tortugas gigantes. Probablemente en alguno de ellos trabajarán, el día de mañana, algunos de los becados de la Azzola Foundation; un proyecto que nació para mejorar las oportunidades de los jóvenes de las comunidades locales y que pone de manifiesto, una vez más, que lo de esta familia con el Índico no es negocio, es pasión.