El río Lozoya en primavera. Foto: Wikicommons/Deensel

El bosque escondido a menos de una hora de Madrid que parece un paisaje de Asturias

¿Es posible viajar a Asturias en menos de una hora desde la capital? Aunque no se pueda de manera literal, existe una zona en la Sierra de Guadarrama a la que le llaman la “Asturias madrileña”. Te contamos por qué.

Aleks Gallardo | 6 May 2024

El viaje en coche hasta Asturias desde Madrid dura alrededor de 5 horas. Y, aunque ahora, gracias a las líneas de alta velocidad, el trayecto en tren es un paseo de menos de 3 horas y media, tenemos una propuesta mucho más rápida. Sin salir de la Comunidad y en menos de 60 minutos, puedes llegar a un paraje natural que te hará sentir como si estuvieses en los Lagos de Covadonga. Sí, las comparaciones son odiosas, pero a veces no es necesario cruzar media España cuando la única intención es escapar del ajetreo constante de la capital en buscas de un oasis de tranquilidad, como si te fueras a pasar unos días a una villa en la Toscana.

Hablamos de un tesoro escondido bien conocido por los madrileños: el Valle de Lozoya con una joya de la corona conocida como la Presa del Pradillo. Este rincón de la Sierra de Guadarrama es un susurro de naturaleza y frescura que a menudo se compara con la verde Asturias. Cuando lo visites, verás que no es difícil entender por qué.

La Presa del Pradillo, una cascada única a poca distancia de Madrid

Al llegar a la Presa del Pradillo, uno se encuentra con un paisaje que quita el aliento, una mezcla perfecta de aguas cristalinas y montañas que parecen pintadas al óleo. No es de extrañar que esta zona sea un imán para los amantes de la fotografía y los buscadores de paz. La presa, construida en el siglo XX, concretamente en 1954, no solo es fundamental para el suministro de agua en la región, sino que también se ha convertido en un punto central para el turismo de naturaleza.

La Presa del Pradillo, ubicada en el corazón del Valle del Lozoya en la Sierra de Guadarrama, es conocida por su impresionante embalse y, especialmente, por la cascada que se forma en sus cercanías. Esta cascada, que es una de las atracciones naturales más fascinantes de la región, se crea por el desbordamiento del embalse durante las estaciones de lluvia y el deshielo primaveral. Lo que hace particularmente atractiva a esta cascada es su entorno pintoresco, rodeado de densos bosques de pinos y espectaculares vistas montañosas. Es, junto a la más alta de Andalucía, una de las cascadas más bonitas de España.

monasterio-del-paular-valle-lozoya-madrid
Monasterio del Paular.Foto: Wikicommons/Jorge Muñoz Sánchez

Mucho por conocer en el Valle del Lozoya

El Valle del Lozoya, ofrece más que solo paisajes idílicos. Aquí, la cultura y la naturaleza se dan la mano. El área está salpicada de pequeños pueblos con encanto, cada uno con su propia historia y carácter. Rascafría, por ejemplo, es hogar del famoso Monasterio de El Paular que data del siglo XIV, un must-see para cualquier visitante. Además, los aficionados a la historia podrán empaparse del pasado medieval de la zona en el puente del Perdón, construido como parte de las infraestructuras del monasterio.

presa-del-pradillo-lozoya-madrid
Presa del Pradillo, en Lozoya.Foto: Wikicommons/Deensel

Para los entusiastas del deporte al aire libre, el Valle del Lozoya es un paraíso. Puedes elegir entre una amplia variedad de actividades, desde senderismo por caminos que serpentean a través de bosques de pinos hasta ciclismo de montaña con vistas que compiten con cualquier paraje asturiano. En invierno, la cercana estación de Valdesquí se convierte en el destino predilecto para los esquiadores (a la altura del mejor hotel en el corazón de las Dolomitas). Mientras tanto, las aguas tranquilas de la presa son ideales para el remo y la pesca, actividades que ofrecen un respiro del ritmo frenético de la vida urbana.

Gastronómicamente hablando, el Valle no se queda atrás. La influencia de la sierra se siente en cada plato, desde el queso de cabra local hasta el cocido madrileño, que aquí adquiere un toque casero inconfundible. Los restaurantes de la zona, como El Rinconcillo del Lozoya o La Abuela, sirven estos platos con vistas que son todo un deleite.

¿Por qué muchos conocen esta zona como la Asturias madrileña?

Muchos comparan esta región con Asturias debido a su exuberante vegetación y la sensación de estar en un lugar completamente distinto a la bulliciosa Madrid, aunque solo está a una piedra de distancia. Este paralelismo surge, sin duda, de esa inmediata sensación de estar sumergido en la naturaleza, un sentimiento que normalmente se asocia con el norte de España.

El encanto del Valle del Lozoya también radica en su accesibilidad. En menos de una hora, puedes cambiar el cemento por el verde más puro, el ruido del tráfico por el sonido del agua y el ritmo frenético por la paz de las montañas. Es un testimonio de la diversidad de la geografía española y un recordatorio de que la naturaleza está más cerca de lo que pensamos.

cascadas-del-purgatorio-madrid
Cascadas del Purgatorio, en la Comunidad de Madrid.Foto: Wikicommons/Carlos Delgado

Así que si estás planeando una escapada rápida desde Madrid o simplemente deseas experimentar la "Asturias madrileña", el Valle del Lozoya y la Presa del Pradillo ofrecen un refugio perfecto. No necesitas recorrer grandes distancias para respirar aire puro y renovarte; lo tienes casi a la puerta de casa.

TURIUM TIPS

Visita el Museo Picasso en Buitrago del Lozoya: Este museo alberga una colección única de obras de Picasso, regaladas al pueblo por su barbero personal, Eugenio Arias. Es una oportunidad única para ver otro lado del famoso artista en un entorno rural inesperado.

Estancia en el Hotel Rural Las Rozuelas: Si buscas un lugar tranquilo y rodeado de naturaleza para hospedarte, el Hotel Rural Las Rozuelas es una excelente opción. Este hotel ofrece confort moderno con una arquitectura tradicional, el mix perfecto..

Senderismo por la Ruta de la Cascada del Purgatorio: Esta es una de las rutas de senderismo más populares en la zona. Comienza cerca del Monasterio de El Paular y te lleva a través de un bosque de robles y fresnos hasta llegar a las impresionantes cascadas del Purgatorio. Es una caminata de dificultad media que ofrece vistas espectaculares