Giethoorn es un precioso pueblo fluvial en Países Bajos. FOTO: iStock

Ni Brujas ni Venecia, este pueblo holandés con canales navegables es una joya escondida que no te puedes perder

Imagina un pueblo que en vez de calles tiene canales y en el que las casas con tejados de paja como sacadas de un cuento son la norma. Lo tenemos, se llama Giethoorn y está en los Países Bajos.

Aleks Gallardo | 8 Jun 2024

Si no habías escuchado hablar hasta ahora de Giethoorn, a partir de hoy subirá hasta el top 1 de tu lista de lugares por visitar. Este encantador pueblo de los Países Bajos es conocido por una peculiaridad que lo distingue de cualquier otro: no tiene calles. Como lo lees. Giethoorn es famoso por sus tranquilos canales, sus puentes de madera y las pintorescas casas con tejados de paja. De hecho, muchos lo conocen como "la Venecia del Norte”. Visitarlo es una experiencia mágica.

La historia de Giethoorn se remonta a 1230, cuando fue fundado por un grupo de fugitivos mediterráneos. El nombre del pueblo significa "cuerno de cabra", derivado del descubrimiento de numerosos cuernos de cabra salvaje en la región, vestigios de una inundación que ocurrió en 1170. Los primeros habitantes excavaron la turba para usarla como combustible, creando los lagos y canales que hoy caracterizan a Giethoorn.

Qué ver, hacer y comer en Giethoorn

La mejor manera de explorar este pintoresco lugar es a bordo de una embarcación. Puedes alquilar una "punter", una barca tradicional impulsada por una pértiga larga, o una barca eléctrica, y navegar a lo largo de los tranquilos canales, disfrutando de las vistas de las casas con tejados de paja y sus cuidados jardines. Los recorridos guiados son una excelente opción para quienes deseen conocer más sobre la historia y cultura del lugar mientras se deslizan por el agua.

Para profundizar en la historia de Giethoorn, una visita al Museo 't Olde Maat Uus es imprescindible. Este museo etnográfico ofrece una visión detallada de la vida en el pueblo desde el siglo XVIII, con exposiciones de herramientas agrícolas, trajes tradicionales y modelos de las antiguas viviendas. Es una parada educativa y fascinante que permite a los visitantes entender mejor cómo ha evolucionado Giethoorn a lo largo de los siglos.

giethoorn-casas-canales
Casas en Giethoorn, a la orilla de los canales.Foto: Yossi Moalem

Además de los paseos en barco, Giethoorn y sus alrededores ofrecen excelentes oportunidades para el ciclismo y el senderismo. El Parque Nacional Weerribben-Wieden, que rodea al pueblo, es un extenso humedal hogar de una rica biodiversidad. Las rutas bien señalizadas te llevan a través de paisajes impresionantes, permitiéndote disfrutar de la naturaleza en su estado más puro. Este parque es especialmente conocido por sus aves acuáticas y su variada flora, así que prepara la cámara. Las oportunidades no son escasas, y querrás capturarlas como un amanecer en Salzburgo o un atardecer en Lisboa.

En cuanto a la gastronomía, Giethoorn cuenta con varios restaurantes que ofrecen delicias culinarias locales e internacionales. Uno de los más destacados es "De Lindenhof", un restaurante con dos estrellas Michelin que promete una experiencia gastronómica inolvidable en un entorno encantador. El chef Martin Kruithof prepara platos exquisitos utilizando ingredientes frescos y de temporada.

giethoorn-pueblo
Casas en un entorno fluvial idílico.Foto: Unsplash/Tamar Gogua

Para quienes buscan una experiencia más informal pero igualmente deliciosa, "Restaurant de Grachthof" es una buenísima opción. Ubicado a orillas de los canales, ofrece una variedad de platos tradicionales holandeses y una vista espectacular, perfecta para una comida relajada mientras disfrutas del paisaje.

En cuanto al alojamiento, Giethoorn cuenta con variedad de opciones, desde acogedores bed and breakfasts hasta lujosos hoteles. El "Hotel de Harmonie" es altamente recomendado, situado a orillas de un canal y rodeado de un paisaje idílico.

Cómo llegar a Giethoorn

Llegar a Giethoorn es relativamente fácil. Se encuentra a unos 120 kilómetros de Ámsterdam y se puede llegar en coche en aproximadamente 90 minutos. Alternativamente, puedes tomar un tren y luego un autobús, con un viaje que dura alrededor de dos horas. La mejor época para visitar Giethoorn es entre abril y octubre, cuando el clima es más cálido y los jardines están en plena floración. Si prefieres evitar las multitudes, considera visitarlo durante la semana o fuera de los días festivos.

TURIUM TIPS

Evento local: Si los canales ya son espectaculares de por sí, imagínatelos de noche y con góndolas iluminadas y decoradas. Esta fiesta se llama Giethoorn Gondelvaart y suele celebrarse en agosto. Consulta el calendario local para que coincida con tu visita.

Picnic en el pueblo: recuerda que aquí todo es encantador y sentir el contacto con la naturaleza, así que es muy común que los visitantes hagan pícnics a lo largo del pueblo.

Navegación en canales: Alquila una pequeña embarcación o toma un paseo en bote guiado para explorar los pintorescos canales de Giethoorn, conocidos como la "Venecia del Norte".