Riad Yasmine, en Marrakech. Foto: cortesía de Riad Yasmine

Los riads más bonitos de Marrakech que compiten en lujo silencioso con La Mamounia

No hay ciudad como Marrakech y no hay hospitalidad como la de un riad. Descubrimos algunas de las joyas ocultas de lujo y tradición más allá de La Mamounia. Un viaje íntimo al corazón cultural marroquí.

Aleks Gallardo | 4 Abr 2024


Marrakech, la ciudad roja de Marruecos, es un destino cercano (y siempre acertado) que nos transporta a imágenes de mercados bulliciosos, aromas exóticos y colores desconocidos. Allí se encuentra, imponente, La Mamounia, un emblemático hotel de lujo que ha recibido a reyes, presidentes y estrellas de cine. Con su majestuoso jardín, interiores opulentos y una mezcla magistral de estilos marroquí, art decó y contemporáneo, La Mamounia representa el apogeo del lujo y la hospitalidad (como si estuvieras en uno de los pueblos más bonitos de Portugal). Sin embargo, más allá de este legendario establecimiento, Marrakech esconde una selección de joyas para los viajeros más exigentes: pequeños riads que encapsulan el encanto de la ciudad.

¿Qué es exactamente un riad?

Un riad es algo más que un simple hotel o alojamiento; se trata de una casa tradicional marroquí situada frecuentemente dentro de las antiguas medinas y diseñada en torno a un patio central. Su arquitectura íntima proporciona un refugio tranquilo que escapa del bullicio de la ciudad y representa un estilo de vida centrado en la familia, la hospitalidad y la belleza, como si de la Toscana y sus villas se tratara.

Con fuentes burbujeantes, jardines exuberantes y terrazas con vistas a los tejados de la ciudad, los riads son el secreto mejor guardado de la ciudad, una experiencia auténtica y personalizada que transporta a sus huéspedes a otro mundo, al verdadero Marrakech.

riad-kheirredine-patio-marruecos-marrakech
Riad Kherriedine, Foto: Alan Keohane

Riad Kheirredine: Un Refugio en el Corazón de la Medina

Ubicado en el bullicioso corazón de la Medina, Riad Kheirredine es conocido por su hospitalidad excepcional y su ambiente sereno. Con una decoración que mezcla lo moderno con lo tradicional marroquí, este riad invita a sus huéspedes a sumergirse en un oasis de calma.

Sus terrazas ofrecen vistas panorámicas de la ciudad, mientras que la piscina es un refugio perfecto para los días más calurosos. La experiencia se completa con cenas a la luz de las velas, donde se sirven platos tradicionales con un toque contemporáneo.

riad-dar-anika-marrakech-alojamiento
Uno de los salones del Riad Dar Anika. Foto: Riad Dar Anika

Riad Dar Anika: Lujo y Tradición

El impecable servicio y la atención al detalle definen al Riad Dar Anika, que ofrece una experiencia que va más allá de lo convencional. Este riad combina lujo y tradición en cada rincón, desde sus habitaciones decoradas individualmente hasta su impresionante patio central, que sirve como escenario para desayunos memorables bajo el sol matutino (con un amanecer casi tan bueno como los de Salzburgo).

La cocina de Dar Anika es otra de sus joyas con una oferta que fusiona sabores locales e internacionales y deleita a sus huéspedes, que no dudan en repetir experiencia en su próxima visita.

Riad BE Marrakech: Un Encuentro con el Arte y la Cultura

BE Marrakech supone una inmersión total en el arte y la cultura marroquíes. Cada espacio en este riad de lujo ha sido cuidadosamente diseñado para reflejar la riqueza estética de Marruecos, con habitaciones que son auténticas galerías de arte.

Los huéspedes pueden disfrutar de talleres de arte y cocina, donde aprenderán sobre la tradición local mientras crean sus propias obras maestras o platos. La terraza del riad, con su vista al atardecer sobre la Medina, es el lugar perfecto para terminar el día.

riad-be-marrakech-piscina
Piscina del riad BE Marrakech. Foto: Jessica Kantak Bailey/Unsplash

Riad Yasmine: Un Oasis Urbano

Riad Yasmine se ha ganado su reputación como un oasis urbano gracias a su famosa piscina rodeada de exuberante vegetación, un hallazgo de esos que sorprenden en la Medina. La decoración, una mezcla armoniosa de estilos marroquí con toques modernos, da lugar a un ambiente tranquilo y acogedor.

Sus habitaciones, cada una con su propio carácter, pero todas igual de apetecibles, ofrecen un retiro confortable después de un día explorando la ciudad. Además, el riad organiza excursiones personalizadas para aquellos interesados en descubrir los secretos mejor guardados de Marrakech.

riad-almaha-terraza
Terraza del Riad Almaha. Foto: Riad Almaha

Riad Almaha: Inspirado en la Poesía Marroquí

Inspirado en la rica tradición poética de Marruecos, Riad Almaha destila creatividad y encanto. Este pequeño paraíso, ubicado a pocos pasos de los principales atractivos de Marrakech, invita a sus huéspedes a vivir una experiencia por todo lo alto. Con habitaciones temáticas que rinden homenaje a diferentes aspectos de la cultura marroquí, Almaha es mucho más que un lugar para dormir; es el sitio perfecto para soñar (sobre todo desde su terraza en la azotea). Su spa ofrece tratamientos tradicionales que prometen rejuvenecimiento y relajación total.

Más allá de los muros de todos estos riads, la ciudad continúa su vida siempre ajetreada, pero dentro de ellos, el tiempo parece detenerse, permitiendo a los visitantes sumergirse en un mundo de tranquilidad y belleza. Para aquellos que buscan escapar de lo convencional y sumergirse en la autenticidad marroquí con un toque de lujo, estos pequeños riads son verdaderos paraísos que esperan ser descubiertos.

TURIUM TIPS

Termina tu día en una de las muchas azoteas de la medina: Después de un día de mucho caminar, no hay nada mejor que relajarse en una de las terrazas que ofrece el corazón de Marrakech. Te proponemos Kabana Rooftop Food & Cocktails, un oasis urbano y moderno en el que ofrece unas vistas impresionantes de la Koutoubia y una variada selección de platos mediterráneos y latinos, sushi, cócteles exclusivos y clásicos, además de cervezas de barril marroquíes, licores y vinos de todo el mundo. El ambiente es cosmopolita y fresco, ideal para cerrar con broche de oro el día.

No te pierdas el museo Yves Saint Laurent: Este museo es una parada obligatoria para los aficionados a la moda y el diseño. Firmado por el estudio francés Studio KO, el museo alberga una importante colección de obras del icónico diseñador. La arquitectura del lugar es una obra de arte en sí misma que proporciona un fondo espectacular para las impresionantes piezas de la colección.

Reserva una excursión al desierto: Si tu itinerario te lo permite, vivir la experiencia de pasar una noche en el desierto es algo que no olvidarás. Las excursiones privadas te permiten explorar el paisaje desértico de una manera íntima y personal, disfrutando de los impresionantes atardeceres y la paz que ofrece el vasto entorno natural.

Descubre las maravillas de LRNCE Studio: Para aquellos interesados en las piezas de diseño y de artesanía, visitar el taller y tienda de LRNCE Studio es una parada imprescindible. Fundado por la belga Laurence Leenaert, LRNCE es un testimonio del rico legado artesanal de Marrakech que ofrece una variedad de productos hechos a mano que van desde cerámicas hasta textiles y ropa. Todo con un sello muy personal. Te va a gustar.