Vista de Budapest y del Danubio. Foto: Unsplash/Keszthelyi Timi

Los mejores balnearios de Budapest: así es la experiencia terapéutica del agua milenaria en Hungría

Siempre es buen momento para volver a Budapest y relajarnos en sus balnearios, spas y aguas termales. Te contamos cuáles son los mejores y de dónde nace esta tradición terapéutica (e histórica).

Aleks Gallardo | 29 Mar 2024


Sumergirse en las aguas termales de Budapest es zambullirse en siglos de historia y tradición. La ciudad, atravesada por el río Danubio, ha sido desde tiempos romanos un epicentro de relajación y curación, gracias a sus más de 100 fuentes termales naturales.

Hoy en día, Budapest es mundialmente conocida como la "Capital Mundial del Spa", un título que ostenta con orgullo gracias a una oferta que va más allá del lujo para adentrarse en una experiencia terapéutica y profundamente enriquecedora.

Una tradición anclada en la historia

La historia de los balnearios en Budapest comienza en la época de los romanos, quienes, fascinados por las propiedades curativas de las aguas locales, establecieron las primeras termas en la región. Sin embargo, fue durante la ocupación otomana en el siglo XVI cuando la cultura del baño realmente floreció en la ciudad. Los otomanos, con su profundo conocimiento y aprecio por los baños, construyeron numerosos espacios públicos que aún hoy se pueden visitar, dejando una huella imborrable en el paisaje cultural y arquitectónico de Budapest.

El Széchenyi, el principal icono entre los balnearios de Budapest

Sin duda, el Balneario Széchenyi es uno de los más emblemáticos de Budapest. Inaugurado en 1913, este vasto complejo neobarroco no solo es uno de los balnearios más grandes de Europa sino también uno de los más fotografiados.

Con sus 18 piscinas, que varían desde aguas frías hasta cálidas, y un abanico de servicios que incluyen masajes, saunas y tratamientos de aquaterapia, el Széchenyi ofrece una experiencia inolvidable. Sumergirse en sus aguas al aire libre, especialmente en invierno, mientras el vapor se eleva y la nieve cae suavemente alrededor, es una experiencia mágica que parece detener el tiempo.

balneario-gellert-budapest
Interior del balneario Gellért. Foto: Joachim Lesne/Unsplash

El Gellért: elegancia y tradición en aguas termales

Por otro lado, el Balneario Gellért seduce por su elegancia y su rica historia. Inaugurado en 1918 y situado en el impresionante Hotel Gellért, famoso por su arquitectura Art Nouveau (que tanto experimentaremos si pasamos 24 horas en París), este balneario es una obra de arte en sí mismo. Sus piscinas principales están adornadas con columnas, mosaicos y una cúpula de vidrio que filtra una luz dorada, creando un ambiente de ensueño.

Aquí, el lujo no solo reside en los tratamientos ofrecidos, sino en la experiencia estética y sensorial que propone su entorno histórico.

banos-rudas-budapest-termas
Los Baños Rudas, en Budapest. Foto: budapest-baths.com

Los Baños Rudas, un viaje al pasado otomano pasado por agua

Entre los tesoros históricos de Budapest se encuentran los Baños Rudas, un verdadero viaje en el tiempo hasta la era otomana. Construidos en 1550, estos baños mantienen aún su cúpula original y una piscina octogonal que testimonia el pasado turco de la ciudad.

Aunque modernizados, los Rudas conservan su atmósfera mística (como un amanecer en Salzburgo) y ofrecen una experiencia única, especialmente en sus noches de baño mixto, donde la tradición se encuentra con la modernidad.

Király, un legado oculto y menos visitado

Un tesoro menos conocido pero igualmente fascinante es el Balneario Király. Este recinto, que data del siglo XVI, fue construido por los otomanos y se distingue por su atmósfera íntima y casi secreta. Al no tener fuentes termales propias, Király históricamente recibía el agua de los manantiales cercanos a través de un sistema de acueductos, una muestra de la ingeniería y el respeto por los recursos naturales de la época.

Visitar Király es como entrar en una cápsula del tiempo, donde las paredes de piedra y las cúpulas con lucernarios crean un ambiente misterioso y acogedor. Este balneario ofrece una experiencia más contemplativa, como si de una villa en la toscana se tratara, lejos del bullicio de los balnearios más grandes, permitiendo a los visitantes sumergirse en la quietud y la serenidad.

aguas-termales-publicas-budapest
Aguas termales públicas en Budapest. Foto: Széchenyi Yoav/Unsplash

Una experiencia auténtica, terapéutica y responsable que debes vivir en Budapest

Budapest, con su riqueza de aguas termales, se convierte en un oasis urbano en el corazón de Europa. Los balnearios son refugios donde locales y visitantes pueden escapar del ritmo acelerado de la vida moderna. Son espacios de encuentro, donde se diluyen las barreras sociales y se celebra la vida en su expresión más sencilla. En este contexto, los balnearios actúan como comunidades acuáticas, lugares de socialización donde se comparten risas, conversaciones y silencios reparadores.

Pero además de la belleza social, arquitectónica e histórico, visitar los balnearios de Budapest es ante todo una experiencia terapéutica. Las propiedades minerales de las aguas se consideran beneficiosas para una amplia gama de afecciones, desde problemas articulares hasta estrés.

En un mundo cada vez más consciente de la importancia de la sostenibilidad, los balnearios de Budapest enfrentan el desafío de preservar su legado histórico mientras se adaptan a las necesidades ambientales contemporáneas. Esta tarea no es menor, considerando la antigüedad de muchas de sus instalaciones.

Sin embargo, la ciudad ha demostrado un compromiso con la modernización respetuosa, asegurando que estas fuentes de bienestar sigan fluyendo para las futuras generaciones.

TURIUM TIPS

Hotel Four Seasons Gresham Palace, una experiencia de lujo: Considerado uno de los hoteles más lujosos de Budapest, el Four Seasons Gresham Palace es un magnífico ejemplo de la arquitectura Art Nouveau. Ubicado frente al Puente de las Cadenas, este hotel no solo te ofrece una ubicación privilegiada cerca de los principales balnearios, sino también un spa de clase mundial y un servicio excepcional que garantiza una estancia por todo lo alto.

Cena en el Restaurante Costes: Galardonado con una estrella Michelin, el Restaurante Costes es el lugar perfecto para una cena romántica o una celebración especial. Ubicado en el corazón de Budapest, ofrece una experiencia culinaria inigualable con platos que combinan la cocina húngara tradicional con influencias internacionales, todo ello en un ambiente íntimo y sofisticado. No olvides reservar con antelación para asegurar tu mesa.

Explora el Castillo de Buda: Durante tu aventura en Budapest no puede faltar una visita al Castillo de Buda, un impresionante palacio del siglo XIII y que ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Te esperan majestuosos salones y jardines, además de unas espectaculares vistas del Danubio y la ciudad. Para una experiencia aún más exclusiva, participa en una visita guiada privada al anochecer, cuando las luces de la ciudad convierten el panorama en una vista de ensueño.