Mirador de Son Marroig. Foto: Govern Illes Balears

Las joyas ocultas de las Islas Baleares que solo aprecian fuera de España

Son el corazón del Mediterráneo. Las baleares son tres grandes islas con culturas milenarias y joyas naturales que, a pesar de ser visitadas cada año por millones de personas, siguen manteniendo todo su oculto encanto.

Álvaro Hermida | 26 Mar 2024


Más allá de sus grandes atractivos, conocidos por todos, las Baleares esconden enormes joyas. Algunas de ellas parece que solo son apreciadas fuera de nuestras fronteras y eso es una auténtica pena. Por eso es necesario ver qué alaban de estas islas fuera de España, para que se empiece a hacer aquí también. 

Ibiza alcanzó renombre mundial en los años 70, con esa imagen que la haría famosa por sus camas balinesas, ropa blanca y, con el tiempo, un superávit de discotecas. Pero en sus tierras se encuentran restos arqueológicos de poblaciones fenicias, romanas, árabes, bizantinas… Todas y cada una de ellas dejaron en la isla una marca en su patrimonio cultural y social.

Tanto es así que en el año 1999 la Unesco la declaró Patrimonio de la Humanidad al considerar que los restos arqueológicos de esta isla eran “de gran importancia”. Ejemplo de ello son Sa Caleta (el enorme yacimiento fenicio que data del año 900 antes de Cristo y que se encuentra en el extremo sur de la isla) y la necrópolis de Puig de Molins, de origen cartaginés, situada en pleno centro de la capital.

Está compuesta por 5.000 hipogeos (bóvedas subterráneas que en la Antigüedad se usaban para conservar los cadáveres sin quemarlos) encontrados, lo que hace suponer que existen muchos más. En el museo adyacente al sitio arqueológico se pueden encontrar las figuras de barro que los cartagineses dejaban junto a las tumbas de sus muertos. Esto convierte a la necrópolis de Puig de Molins en uno de los mayores tesoros arqueológicos, no solo de las baleares, sino de toda España.

Dalt Villa. Foto: Jaume Capellà

Pero el patrimonio histórico de Ibiza no se basa solo ruinas para las que es necesario que un arqueólogo te explique qué son, al igual que un paseo por Nápoles, la ciudad más auténtica de Italia, no se limita a ver su catedral. Es historia viva de España. Ejemplo de ello es Dalt Vila, el núcleo histórico de la capital. La fortaleza amurallada que domina los altos de la ciudad fue construida con el objetivo de proteger este importantísimo núcleo de comercio del Mediterráneo de los ataques otomanos, lo que la convierte en uno de los mayores ejemplos de arquitectura militar renacentista de España.

¿Qué es la Tramontana?

Sí, si estás en Mallorca puedes quedarte en El Arenal, sería un buen viaje. Pero la realidad es que la isla tiene más que ofrecer. Unos pocos kilómetros marcan paisajes (y hasta culturas) diferentes. El mayor ejemplo de esto es la Serra de la Tramuntana, la cordillera que recorre la totalidad de la costa occidental de la isla.

No son unas montañas cualquiera: en el año 2011 obtuvo la condición de Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, al igual que lo es Salzburgo y sus amaneceres. Son estos picos los que le otorgan a la isla su clima tan particular y es uno de los parajes naturales más importantes de Mallorca y de España en su conjunto. Además, hay que tener en cuenta su enorme influencia en la sociedad y la cultura mallorquinas durante siglos.

Adentrarse de lleno en la exploración de la Tramuntana es una experiencia inigualable. Por una parte, el histórico Tren de Sóller te llevará desde Palma hasta el pueblo de Buñola (y su extraordinaria iglesia barroca), en plena montaña. Se trata, además, de un viaje en el tiempo gracias al tren histórico que te llevará, y que ha sido restaurado con mucha atención y cariño. 

Sa Caleta. Foto: Govern Illes Balears

Los más montañeros, en cambio, podrán disfrutar de uno de los senderos más famosos de España: la ruta de la Pedra en Sec, que atraviesa de sur a norte la totalidad de la Serra de la Tramuntana, desde el Puerto de Andrach hasta el cabo Formentor. Se trata de un proyecto en marcha, pues han de ser acondicionadas diversas secciones para hacerlas seguras para el público. En total, a día de hoy, hay de un total de 168 km que, en los años venideros, se ampliarán hasta los 301 km. Por esta zona podrás andar más que por los más bonitos pueblos de Portugal.

Lo que no te puedes perder en Menorca

La última de las tres grandes islas, Menorca, es desde 1993 Reserva de la Biosfera de la Unesco, debido a la inmensa importancia de su patrimonio natural. Sus paisajes han cautivado a visitantes desde hace décadas. En su corazón se encuentra el Parque Natural de la Albufera des Grau, donde el pino carrasco y la encina forman formidables bosques que rodean la albufera. 

Su importancia medioambiental es mayúscula, dado que los humedales de España (y los de todo el mundo) se ven cada día más amenazados, a pesar de lo fundamentales que son para multitud de ecosistemas. 

Restos arqueológicos. Foto: Eduardo Miralles

Una de las mejores formas de explorar esta Reserva de la biosfera es el Camí de Cavalls, un sendero de más de 200 kilómetros que recorre el perímetro de la isla (no es un paseo de un día, ni mucho menos). Su origen se remonta a la ocupación británica de la isla y a su utilización por los mensajeros militares que lo recorrían a caballo para llevar el correo entre los diversos puestos. 

Pero los reconocimientos de la Unesco para con Menorca no acaban aquí. En 2023, al fin, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura otorgó a la isla el título de Patrimonio de la Humanidad debido a la inmensidad de yacimientos arqueológicos (más de 1.500), sobre todo los pertenecientes a la cultura talayótica que datan del 1400 a.C. 

Todos estos reconocimientos internacionales demuestran que en las Baleares hay mucho más que playas, ocio y hoteles; y que ya es hora de aprovechar todos los atractivos de las islas. Tienes que saber lo que te estás perdiendo. 

TURIUM TIPS

En Menorca es esencial disfrutar de sus aguas azul intenso de la mejor manera: en barco. En los puertos de Mahón y Ciutadella de Menorca podrás encontrar multitud de empresas dedicadas al alquiler de paseos en barco o, si tienes licencia, barcos completos para explorar las calas más recónditas de la isla en un llaut menorquín, el barco típico de la isla.

Es posible unir la visita a las atracciones más desconocidas de la isla de Ibiza con su reclamo característico: las discotecas. El sábado 27 de abril es un día importante, porque es cuando abren la temporada Ushuaïa y Hï Ibiza, dos de las más importantes de la isla, con espectáculos muy especiales.

Si buscas un hotel especial en Mallorca, una apuesta segura será Can Cera, un pequeño hotel boutique diseñado para disfrutar del sol de la isla y de la vida de la isla. Se encuentra, además, en pleno centro Palma de Mallorca, por lo que estarás muy cerca de cualquier sitio que quieras visitar.